Retrato: Mónica Dower, artista.

 

Retrato: Mónica Dower, artista.

De la serie de mujeres flotantes Alicia 43x44cm acuarela  

 

 

 

 

 

 

 

 

 .

..
.
.
Mónica nos invita a hacer un breve viaje a su universo visual entre sueños, derivas y imaginación, hace viajar su cuerpo, que representa su yo profundo, para exponerlo a diferentes situaciones reales o ficticias que vivirá, sentirá o sufrirá. Ella utiliza sobre todo la acuarela y el vídeo para retransmitirnos sus sensaciones.

Mónica, ¿qué es lo que te indujo a pintar?
Desde muy pequeña, durante viajes de verano a Francia, mi madre, que es francesa, me llevaba a visitar exposiciones a París. Me acuerdo en particular de una pintura que vi durante una visita a una exposición, cuando tendría yo alrededor de siete años. Era un gran lienzo que una artista había extendido en el suelo, en África, en un paso de elefantes. El resultado, sorprendente, marcó mi imaginación de niña! También revisaba libros de arte con mi madre, y a los diez años tomaba mis primeros cursos de pintura en México con una notable profesora, la italiana Teresa Cito, que supo desarrollar en mí esta pasión por la pintura.

Y después,¿cuál ha sido tu itinerario?
A los 17 años, hago mi primera pintura mural en la sala de profesores del liceo franco-mexicano, donde yo estudiaba. Después entré a la ENAP, la Escuela Nacional de Artes Plásticas de México, donde volví a tener la suerte de contar con un excelente profesor, Gilberto Aceves Navarro. Luego, contra la voluntad de mi padre, decido ir a estudiar arte a París, ya que mi único deseo era pintar. Entonces parto llevando conmigo siete lienzos que había pintado durante mi curso en la ENAP. Me inscribo en la Sorbona en historia del arte griego, etrusco y egipcio, así como en Bellas Artes. Para pagar mis estudios encuentro un trabajo como mesera en uno de los restaurantes de la cadena Hippopotamus.
El día en que debía comenzar a trabajar, conozco por casualidad, en una comida familiar en casa de un amigo, a un coleccionista de arte, Serge Lenczner, propietario de dos galerías de renombre en Nueva York y que expone sobre todo obras de grandes pintores rusos. Con la audacia de mis 20 años, le propuse mostrarle los siete cuadros que yo tenía. Hacemos la cita y, para mi gran sorpresa, Serge me extiende un cheque de 7,000 dólares por los siete lienzos ¡ y me encarga otros para su próximo paso por París! Entonces me voy a Bretaña, con la familia de mi madre, donde vacío un hangar e instalo un taller de pintura.
Seis meses después, cuando Serge Lenczner regresa a París, decide instalarse allá y me pide firmar un contrato de exclusividad con la galería que acaba de abrir. Tengo un taller grande que comparto con otros pintores amigos. Entonces comienzan tres años intensos entre las pinturas que debo entregar, mis cursos y mi vida en París. En la Sorbona resulto discípula de un maestro de la escuela del Louvre, el argentino Luis Ansa, quien me enseñará acuarela y las técnicas de pintura oriental.
Al cabo de esos tres años regreso a México, obtengo, en 1994, una beca para jóvenes creadores de la FONCA, Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, y me voy a Egipto a estudiar arte egipcio y El Libro de los Muertos, así como la utilización de pigmentos. Después de este viaje se crearán diez pinturas.
Luego, en 1998, me encuentro en Nueva York estudiando vídeo y realizo un fresco, « The origins », de 2 x 10m para un hospital de niños, el hospital Bellevue.

De la serie Las derivas de Oriana. Segundo desnudo para un no lugar. Acuarela sobre papel. 80x108 cms. 2009 .

..

..

..

..

..

..

..

..

..

..

 

 

 

Bebé flotante “Serie de los Bebés Flotantes”, carbón sobre papel amate entelado, 2007.Hay en tu obra pinturas muy coloridas y otras negras, ¿cómo es tu relación con el color?
Después de la época de París, cuando mis obras eran, quizá a causa de mi origen mexicano, dominadas por el color, aspiro a una cierta depuración y reduzco considerablemente mi gama de colores. Sólo utilizo en esta época un amarillo ocre, un sepia y un azul cobalto. Es el periodo de mi estancia en Egipto, con sus desiertos, sus horizontes sin fin.
Unos años más tarde, en 2000, tengo la necesidad de hacer todo en negro. Dibujo con lápiz de carbón sobre grandes hojas de papel amate. La frialdad metálica del carbón, contrasta con el calor del papel amate, que se produce artesanalmente por los indígenas del pueblo de San Pablito, cerca de Puebla, a partir de fibras vegetales. Es también la dualidad entre la vida y la muerte. Nuestro cuerpo está compuesto de carbono, oxígeno, hidrógeno y nitrógeno, pero cuando morimos lo único que queda es el carbono. El papel, por su parte, representa la naturaleza, la vida.
Actualmente me he reconciliado con el color, pero lo utilizo de una manera diferente, más sutil que en mis inicios. Los colores vivos han regresado, pero permanecen secundarios, como un fondo.
.

 

 ..

..

..

..

..

..

.. 

 

Instalación “Quién me habita!”, museo del Chopo, México DF, “Espejo de Agua”, “Dibujos Gigantes”, talla en madera 180x60 x40cms, 2004.¿Tus exposiciones?
Una decena de exposiciones individuales, en París en 1994 en la galería Artco, en México en 2001 en la galería Nina Menocal y también en la galería Praxis. Este año, diez años después, voy a hacer una exposición en esta misma galería, que ahora se llama Galería Ginocchio. También hice una instalación en el Museo del Chopo, en México, en 2004. Y expuse en Mérida en febrero de 2009, en la galería Frontground-Manolo Rivero.
Además he participado en una treintena de exposiciones colectivas entre las cuales tengo dos participaciones en la I y la III bienales de Yucatán. Un dibujo al carbón sobre papel amate, de la serie "Cuando estaba allá", me valió una mención honorífica en la XII bienal Rufino Tamayo, en México en 2004.

 

¿Tus proyectos ?
Estoy preparando una exposición de cuadros de gran formato donde pinto secuencias de vídeos realizados por mí misma o por otros artistas, en los cuales me represento viviendo o contemplando esas situaciones. Mi proyecto es filmar después estos cuadros para integrarlos en los vídeos y crear así una especie de interacción entre lo afectivo y lo intelectual.
..

De la serie Las derivas de Oriana. Frente al video De la serie Las derivas de Oriana. Frente al video "The Van Gogh Series"de Pipilotti Rist. Acuarela sobre papel. 80x108cms. 2009.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Y ahora, Mérida?
Sí, otra etapa de mi vida, de nuestra vida, puesto que mi marido, Luis Rius Caso, historiador y crítico de arte, fue nombrado director de la Escuela de Artes de Yucatán, la ESAY, desde septiembre de 2009. De modo que vinimos a instalarnos aquí con Alba, nuestra hija de tres años, y estamos descubriendo la vida en Yucatán.

Me quedé largo tiempo escuchando a Mónica contar su itinerario para el artículo de QdN, marcarlo de anécdotas, además me mostró algunas de sus obras, sus fotos de familia y algunos objetos recolectados durante sus viajes. Un momento de privilegio con una mujer de talento y sensibilidad. Gracias Mónica.
Artículo: Martine Bordi para Quoi de Neuf, abril 2010.

Para conocer la obra de Mónica, en espera de una próxima exposición en Mérida, se puede acudir a dos sitios:
www.monicadower.com.mx/

http://www.arteven.com/monica_dower.htm

 

Monica Dower .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.
.

 

 

De la serie Las derivas de Oriana. Mapa de viaje. Acuarela sobre papel. 30x42 cms. 2009. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

..

.

QdN chez Monica Dower et Luis Rius fin mai 2010. 

 

 

 

 

 

 :

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ajouter un commentaire
Code incorrect ! Essayez à nouveau